Un parto humanizado para jóvenes madres

Por | 12 agosto, 2017

POR UN COMIENZO POSITIVO HA IMPACTADO 53,000 MUJERES

Katheryn Luna

Santo Domingo

Ante la realidad de la alta tasa de embarazos en adolescentes en el país, el Despacho de la Primera Dama ha ejecutado un programa de apoyo a jóvenes madres en condiciones vulnerables, en dos maternidades de Santo Domingo.

El plan piloto ha impactado a 53,650 mujeres, la mayoría menores de edad, en la maternidad Nuestra Señora de La Altagracia y el Hospital de la Mujer desde el 2013 hasta la fecha.

Esta problemática quedó evidenciada en la serie de reportajes “Madres a Destiempo”, publicada por este diario, situación que de acuerdo con Mary Concepción, encargada del proyecto “Por un Comienzo Positivo”, necesita el esfuerzo de toda la sociedad para cambiar.

A través del plan que forma parte del programa “Comunidades Inteligentes”,  las jóvenes madres son orientadas por medio de talleres educativos e interactivos sobre el parto, cuidado del bebé y la nutrición.

Además se trabaja con el crecimiento personal, el desarrollo de la familia y los valores a cargo de médicos y psicólogos.

Concepción explicó que además del acompañamiento y seguimiento a estas jóvenes madres, se les ayuda a través de ejercicios de respiración y relajación a tener un parto menos doloroso y traumático. “Estamos trabajando el parto humanizado, acompañamiento que necesita todo ser humano en los momentos especiales de la vida;  también en cambios de actitud, aprender a cuidarse a sí misma, rompiendo con hábitos de mala alimentación, para que el bebé nazca con menos dificultad nutricional”, indicó.

Dijo que solo en los primeros seis meses de este año han beneficiado a más de cinco mil adolescentes, jóvenes y adultas embarazadas.

Realidad
Según Francisco García Bethencourt, encargado del programa “Comunidades Inteligentes”, los embarazos en adolescentes tienen dos actores que inciden: la pobreza y la familia.

Sostiene que en muchos casos estas niñas no tienen modelo a seguir, padres, valores, respaldo alimenticio y social, además de un vacío afectivo y falta de techo.

“Donde tendríamos que llevar todo esfuerzo sería en apoyo a la familia; la responsabilidad familiar”, afirma.

Lamentó que aún no se entiende que el problema es serio y que se necesita cambiar esta realidad en un trabajo en conjunto con todos los sectores de la sociedad.

PREVENCIÓN DE UN SEGUNDO EMBARAZO
Comunidades Inteligentes, a través del plan Por un Comienzo Positivo ha logrado disminuir en un 80% un segundo embarazo en las jóvenes orientadas en los dos hospitales donde tiene presencia. También cuenta con un Centro de Atención a adolescentes embarazadas en Baní, donde ofrecen apoyo terapéutico y talleres de capacitación técnica con el apoyo de INFOTEP. En ese centro han impactado en dos años a 2,000 niñas y adolescentes de barrios de Haina, San Cristóbal y Baní. Los cursos que reciben van desde repostería, floristería, belleza, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *