¿Qué tan seguras son las tarjetas con chip?

Por | 9 mayo, 2017

DESDE EL 1 DE AGOSTO DEL 2016 SE COMENZARON A EMITIR SOLAMENTE TARJETAS CON LA TECNOLOGÍA CHIP EN EL PAÍS

Las tarjetas con chip, también llamadas de Tecnología EMV (Europay, MasterCard y Visa), poseen una tecnología única para proteger la seguridad de cada usuario, no obstante, este dispositivo no es una garantía frente al robo de identidades y clonaciones. 

Con el avance de la tecnología chip, también evolucionan los fraudes, por tanto, los bancos, y los comercios, deben garantizar medidas de seguridad para sus usuarios.

Pamela Peña, empleada de una entidad bancaria del país, informó a LISTÍN DIARIO, que el chip es un dispositivo electrónico que graba datos y que, al momento en que se realiza una transacción, la información del chip cambia. 

Por lo que si en algún momento se llegara a clonar la tarjeta, el banco se percataría del acto fraudulento. Agregó que el chip en las tarjetas permite que el banco monitoreé cualquier gasto sospechoso.

“El chip integrado puede disminuir varios tipos de fraudes como la falsificación, la clonación del chip, o de la banda magnética, porque al dejarse de pasar por la banda, se reducen las probabilidades de fraude y robos de identidades.” 

Un experto en tecnología bancaria, que prefirió mantener su identidad oculta, dijo que los chips en las tarjetas son muy seguros, pero aclaró que mientras se sigan pasando las tarjetas por banda en el país, aunque el plástico sea con chip, seguirán las clonaciones y fraudes. 

Explicó que el plástico de las tarjetas es híbrido, es decir que pueden ser utilizadas tanto en máquinas con banda o como en las de chip.

La fuente comunicó que desde el 1 de agosto del 2016 se comenzaron a emitir solamente tarjetas con la tecnología chip en el país y que a finales de este año se reemplazarán las tarjetas bancarias de banda. 

Recomendaciones 

Una de las recomendaciones dadas por Pamela Peña para evitar cualquier incidente con las tarjetas,  es verificar que el comercio pase el dispositivo por chip, y no por banda, y sobretodo nunca perder de vista la tarjeta.

El consumidor debe percatarse de que el comerciante realice el proceso de transacción en su presencia, porque de esa forma se evita que anoten o roben algún tipo de información.

Declaró que para registrar la cuenta en una tienda online solo se necesitan algunos códigos de la tarjeta, independientemente de que tenga chip o no. En el caso del internet, la información no se ingresa por chip, sino manual.

Diferencias entre chip y banda

La diferencia entre las tarjetas con chip y de banda, es que la última tiene datos fijos, por ende las transacciones siempre tienen la misma información, lo que incrementa los casos de estafa. 

Al contrario del chip, que con cada transacción realizada por el usuario la información varía, por eso es que al momento de realizar un pago, la tarjeta debe mantenerse en el dispositivo del cajero para que, cuando el proceso finalice, el banco registre los datos.  

Víctimas de fraude

Aunque hay medidas para impedir situaciones que pongan en riesgo la seguridad monetaria del usuario, existen casos que aseguran que los fraudes suceden.

Doris Florencio, fue víctima de fraude en dos ocasiones con una tarjeta de chip.

El primer caso ocurrió el año pasado, cuando desconocidos registraron su tarjeta en la tienda online Amazon y gastaron aproximadamente 200 dólares en artículos, pero de inmediato, el banco notificó el consumo a Florencio y le repusieron las perdidas. 

Pero no siempre es así, en el mes de abril, el banco la contactó para confirmar un gasto en un servicio de taxis privados  por 70 pesos, pero a pesar de sus reclamos, no le fue devuelto el dinero.

Florencio dijo que cuando ocurre un gasto, el banco le envía una alerta automática, para confirmar el uso y cuando se genera el fraude, cancelan la tarjeta clonada y sacan un duplicado.

Explicó que, en ocasiones, pasa sus tarjetas por establecimientos de comida y gasolineras, y que, cuando va a consumir en cualquier comercio, le piden la cédula para verificar su identidad.

Una persona, que prefirió mantenerse en el anonimato, relató que hace unos meses mientras consumía en una plaza comercial de Santo Domingo, se dirigió a otro establecimiento del mismo lugar, pero al momento de comprar, le informaron que su tarjeta con tecnología chip no tenía dinero.

De inmediato la víctima se comunicó con la entidad bancaria exigiendo una explicación, y tras investigaciones determinaron que la tarjeta había sido utilizada en Baní, mientras estaba en el centro comercial.

 “El cajero marcó dos veces las transacciones que realice, pero solo lo hice una vez, realicé un retiro de tres mil pesos y, cuando yo fui a revisar, me salió que yo había sacado tres mil más, lo que me hizo entender que se duplicó la transacción” contó Amalfi Disla, otra víctima de fraude, también con una tarjeta de crédito con chip.

Dijo que después, en el mismo cajero, realizó nuevamente el proceso pero con mil pesos y le pasó igual, al explicar al banco lo sucedido le repusieron el dinero.

También declaró que nunca le han pedido su cédula al momento de pagar con la tarjeta en ningún comercio.

Por otra parte, Guillermo Sarita, quién también tiene una tarjeta de débito  pero en este caso sin chip, cuenta que esta semana le ocurrió un incidente.

Sarita explicó que lo llamaron del banco hace dos días, para notificarle un gasto de 4,200 pesos consumidos en una gasolinera, pero al percatarse del error, el banco anuló la compra y procedieron a la cancelación de la tarjeta. 

Confesó que solo le piden la identificación al momento de presentar la tarjeta de crédito, pero en el caso de  débito, no. 

Armando Manzueta, también fue estafado, le clonaron la tarjeta de crédito en 2010 en un cajero automático, relató que en esa época no tenía el sistema de chip, y le realizaron el consumo del equivalente a 2,000 pesos en África.  

Manzueta resaltó que ahora que tiene la tarjeta de crédito con chip se siente más seguro al realizar una transacción, también agregó que nunca le piden la cédula. 

Hasta que no se sustituyan completamente los dispositivos y las tarjetas de banda en las entidades bancarias o centros de establecimientos comerciales, las medidas tomadas no serán suficientes, es difícil reducir los riesgos de clonación, porque aunque se tenga una tarjeta de banda o de chip, es probable que ocurra un fraude tecnológico, sobre todo si al cliente no se le solicita su identificación o se establece un código de aprobación para las transacciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *