Los republicanos aceptan una breve investigación del FBI sobre Kavanaugh

Por | 29 septiembre, 2018

El Comité Judicial del Senado apoya la nominación para el Tribunal Supremo del juez acusado de abusos y lo eleva al pleno de la Cámara. En una sesión dramática, el senador republicano Jeff Flake pidio una semana de plazo para investigar después de haber sido increpado por una víctima de agresión sexual

Los republicanos aceptaron este viernes que el FBI abra una investigación adicional de una semana sobre Brett Kavanaugh, el juez conservador nominado para el Tribunal Supremo y acusado de abusos sexuales, en medio de un drama político televisado en tiempo real. Comenzaron el día cerrando filas en torno a Kavanaugh. El Comité de Justicia del Senado votó a favor de elevar su nombramiento al pleno de la Cámara alta, donde se producirá la confirmación final, gracias a la mayoría que ostenta en dicho órgano (11 votos a 10). Pero uno de los conservadores, el senador Jeff Flake, que había dudado sobre su voto hasta el final, reclamó en el último momento que el pleno se demore al menos una semana, con el fin de dar tiempo al FBI a investigar las acusaciones. Antes había sido increpado duramente ante las cámaras de televisión por una víctima de agresión sexual que lloraba desconsoladamente. La Administración dio la orden al FBI de investigar.

La decisión tiene lugar apenas 24 horas después de la sesión del jueves, en la que Christine Blasey Ford, de 51 años, testificó durante cuatro horas sobre un intento de violación hace más de 30 años. Kavanaugh lo negó airadamente en su declaración posterior. Los republicanos creyeron al nominado de Trump pero los demócratas exigieron una investigación a fondo por parte del FBI, además de la citación de testigos, ante de aupar a Kavanaugh a un puesto vitalicio.

Eso dependía de la reunión del comité este viernes y todos los ojos estaban puestos en Flake, un conservador moderado muy crítico con el presidente Trump, que había expresado sus dudas sobre Kavanaugh a raíz de las acusaciones. Poco antes de comenzar la reunión, sin embargo, el legislador informó de que había creído al juez y le respaldaría. Esa decisión a primera hora de la mañana decantaba la suerte a favor de Kavanaugh y dio lugar a una escena desgarradora en el ascensor del Senado, donde dos mujeres le increparon llorando durante varios minutos.

Desde dentro del ascensor, y ante las cámaras de televisión, Flake escuchó en silencio el llanto de una de ellas, víctima de agresión de sexual, quien le cuestionaba así: “¿Qué le está diciendo a todas esas mujeres? ¿Qué me está diciendo a mí? Míreme cuando le hablo. Me está diciendo que mi agresión no importa, que lo que me pasó no importa y que va a llevar a quien hace estas cosas al poder. Eso es lo que me está diciendo cuando vote por él. No aparte la mirada de mí”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *