Grupo Corripio despide a Rafael Molina Morill

Por | 5 abril, 2017

Grupo Corripio despide a Rafael Molina Morillo

Con palabras de reconocimiento y una misa de cuerpo presente en la sede de los periódicos Hoy, El Nacional y El Día, el Grupo Corripio realizó ayer un homenaje póstumo al doctor Rafael Molina Morillo, quien falleciera el pasado domingo en su residencia de la capital.

Tras una misa de cuerpo presente en la Funeraria Blandino, los restos de Molina Morillo fueron trasladados a la sede de los tres diarios del Grupo de Comunicación Corripio, ubicados en la avenida San Martín esquina Ortega y Gaseet, donde fue realizada la ceremonia que incluyó una misa de responso, oficiada por monseñor Benito Ángeles.

La vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández estuvo presente en la actividad y fue la primera en hacer guardia de honor, junto al presidente del Grupo Corripio, José Luis Corripio Estrada, José Alfredo Corripio y el doctor Jorge Tena Reyes.

Allí estuvieron presentes ejecutivos de los medios del grupo, empleados, periodistas y otras personalidades. La partida del destacado director del diario gratuito El Día llenó de tristeza a sus compañeros, pero también a quienes conocieron de sus virtudes y accionar de vida, provocando en muchos de los presentes llanto y consternación.

Cada palabra externada por algunos de los presentes tenía en su contenido puros reconocimientos a su profesionalidad, integridad, justeza, capacidad y familiaridad. Era un hombre que creía en la familia y por eso se mantuvo junto a su esposa Francia Espaillat, con la que se casó desde la edad de 18 años.

Al hablar durante la ceremonia, José Antonio Molina, su único varón, lo definió como el mejor esposo, mejor padre, abuelo y el mejor ejemplo de vida.

Dijo que desde los 18 años, cuando se casó con su madre, estuvo al lado de ella inseparable hasta el momento de su fallecimiento. También lo definió como ese periodista luchador, defensor empedernido de la libertad de expresión y que curiosamente le reclamaba a su esposa “que en las reuniones de familia no lo dejaban hablar porque él no subía la voz ni discutía”.

“Para nosotros, sus hijos, papi era trabajador, honesto, optimista, amoroso, divertido y muy apoyador, nunca nos dio una pela; él daba esos boches bajitos, sin alterarse, que dejan a uno pensando un buen rato y pidiendo que por favor la próxima vez fuera una pela”, precisó.

Dijo que Molina Morillo era tolerante con las opiniones de los demás, aunque difícilmente cambiaba la suya, al tiempo que recordó que en una entrevista que le hizo la periodista Margarita Cordero, en el 2015, dijo que si algo había aprendido en sus años de vida es que lamentablemente las normas morales que se necesitan para recuperar el rumbo del país no se pueden transmitir como conocimiento en un aula, sino como vivencias. Precisó que en septiembre del año pasado escribió una carta a la familia para que la leyeran después de su muerte, en la que entre otras cosas les pide que cuiden a su madre Francia.

(+)
REFERENTE DEL PERIODISMO

Pepín Corripio lo definió como uno de los referentes más trascendentales del periodismo dominicano,  y como el creador de una verdadera escuela de periodismo.

“Hay referentes importantes dentro del Periodismo, pero pocos han sentado escuelas en el periodismo dominicano, como lo hizo Molina Morillo”, sostuvo el presidente del Grupo  Corripio.

Al mismo tiempo, lo definió como el verdadero fundador del Grupo de Comunicaciones Corripio,  y quien abrió las puertas para que ese grupo fuera una realidad.

“Todos saben que él fue en cierta forma, incluso tal vez murió ignorándolo, el  creador del grupo de comunicaciones Corripio, más que quien les habla. El abrió las puertas para la creación de ese grupo, que esperamos que sea consecuente con su ejemplo y  con  sus virtudes”, precisó.

Agradeció la oportunidad que le brindó Molina Morillo de participar  en  el periódico El  Nacional.

Abogó porque las  nuevas generaciones de periodistas cubran su presente y futuro, no solamente con las enseñanzas profesionales, sino ética y morales del doctor Molina Morillo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *