Condenan a un máximo de 175 años de prisión a Larry Nassar, el médico del equipo olímpico que abusó de decenas de niñas y adolescentes

Por | 24 enero, 2018

Durante décadas, el médico abusó de las jóvenes deportistas bajo la apariencia de estar proporcionándoles tratamiento médico. Según la jueza, el hombre “no verá la luz del día” y pasará el resto de su vida en la cárcel bajo cargos de pornografía infantil y conducta sexual criminal.

Video: El momento en el que sentencian a un máximo de 175 años al exmédico del equipo olímpico de gimnasia por abusosUnivision

El exmédico del equipo olímpico de gimnasia de Estados Unidos, Larry Nassar, fue condenado a un máximo de 175 años de prisión luego de declararse culpable de abusar sexualmente de más de 150 jóvenes atletas.

Nassar, de 54 años, ya había sido condenado a 60 años de cárcel por cargos relacionados con pornografía infantil. La sentencia se conoce tras un extenso juicio en el que sus víctimas o familiares dieron terribles detalles sobre los sistemáticos abusos.

“Señor, le estoy dando 175 años que son 2,100 meses. Acabo de firmar tu sentencia de muerte”, dijo la jueza del caso Rosemarie Aquilina. “No mereces caminar fuera de la prisión nunca más”, agregó la magistrada que afirmó que era un honor y un privilegio sentenciar a Nassar.

El exmédico dijo antes de la sentencia, y mirando a algunas de sus víctimas presentes, que cualquier disculpa no se comparaba con el “dolor, trauma y destrucción emocional” que sufrieron.

Sin embargo, Nassar no dijo directamente que era culpable cuando la jueza se lo preguntó. Se limitó a decir que aceptaba los cargos.

Aquilina estuvo al frente del caso en la corte de circuito del condado de Ingham, en Michigan, luego de la declaración de culpabilidad del médico por siete cargos de conducta sexual criminal.

La jueza dijo que tras escuchar a las víctimas y conocer más al exmédico durante todo el juicio, que no le cabe la menor duda de que seguramente hay más niñas que fueron abusadas, pero que eso probablemente nunca se sabrá.

publicidad

“No va a ver la luz del día”

La magistrada había prometido a las víctimas que el criminal no saldría de la prisión nunca más. “Él no va a ver la luz del día (…) Así que ya no deberías tener miedo”, dijo la jueza días atrás tras la declaración de una de las jóvenes abusadas.

Nassar también enfrenta otra sentencia de la magistrada Janice Cunningham en el condado de Eaton, también en Michigan, donde se declaró culpable de otros tres crímenes sexuales.

El médico admitió haber abusado sexualmente de las niñas o jóvenes adolescentes bajo la apariencia de estar proporcionándoles tratamiento médico. También admitió ante el tribunal que introdujo sus dedos en la vagina de decenas de jóvenes durante actos abusivos que se extendieron más de dos décadas.

RELACIONADO
El doctor Larry Nassar, de 54 años, comparece en la corte en Lans...
“El tratamiento especial”: El método que el médico de las gimnastas usó para abusar de más de 125 niñas

Durante más de una semana, Nassar se sentó en el banquillo del tribunal viendo y escuchando los relatos de las decenas de jóvenes abusadas, quienes relataron cómo Nassar usó su poder y la confianza que las niñas y los adultos le tenían para aprovecharse de ellas durante años.

“Llamó a la puerta de mi habitación y me dijo ‘creo que te vendría bien un masaje’. Era un médico, todos los adultos lo querían. ¿Quién era yo, una mera adolescente sin conocimiento médico, para decir algo, para cuestionar sus métodos? Tenía 16 años la primera vez que ocurrió”, dijo Aly Raisman, gimnasta olímpica y excapitana del equipo de EEUU en 2012.

Jennifer Rood Berdford, jugadora de volibol en la Universidad de Michigan en donde Nassar también abusaba de niñas dijo: “Recuerdo preguntarme: ‘¿Es esto normal?’ Él me empezó a hablar sobre cómo este método había ayudado a tantas deportistas. Me hizo acostar boca abajo, presionó en áreas alrededor de la vagina, luego me introdujo los dedos. Hizo presión en lugares que yo no sabía que existían y mientras mi cuerpo me traicionaba yo me sentía mortificada e indefensa. Me culpé por lo que había sentido”.

El poder detrás de Nassar

Además del caso contra Nassar, muchas de las mujeres acusaron a poderosas instituciones de haberlo protegido.

El médico, que fue profesor asociado en la Universidad Estatal de Michigan entre 1997 y 2016 y doctor del equipo de gimnasia en cuatro Juegos Olímpicos, fue denunciado antes de que estallara este escándalo por varias mujeres que, aseguran, fueron silenciadas.

Tanto el cuerpo de gimnastas de EEUU como la Universidad se defendieron y aseguraron que dieron aviso de los abusos apenas supieron de ellos. Esto contradice a las víctimas que afirman que alertaron a las autoridades durante años y que fueron ignoradas. En el marco del caso, varios directivos del equipo de gimnastas fueron despedidos o renunciaron.

RELACIONADO
preview
Médico acusado de abusar a 125 niñas dice no soportar el testimonio de otra víctima más y la jueza le contesta: “Yo no soy su terapista”

“La Universidad Estatal de Michigan, a la que amé y en la que confié, tuvo la audacia de decirme que yo no entendía la diferencia entre una agresión sexual y un procedimiento médico”, dijo Amanda Thomashow la semana pasada.

La fiscal del caso, Angela Povilaitis, dijo antes de la sentencia que “nada pasó” aún cuando se hicieron las denuncias de abusos que causaron extremo dolor en las víctimas durante años tras tales abusos.

“Robó la inocencia de estas niñas”, aseveró la abogada, quien indicó que Nassar se aprovechó de su fama para perpetrar estos abusos, que ya son considerados como uno de los peores casos en la historia de crímenes sexuales.

Povilaitis pidió a los jóvenes en general denunciar, a no quedarse callados “hasta que alguien escuche y ayude”. Como mensaje a la sociedad, la fiscal dijo que se necesitan más periodistas de investigación que revelen este tipo de abusos.

publicidad

Los relatos de las más de 100 víctimas que se presentaron en la corte fueron tan crudos, desgarradores e intensos que el propio abusador sexual pidió a la jueza que no los permitiera más. “ Estoy preocupado sobre mi capacidad de afrontar mentalmente los testigos de los próximos días”, dijo el médico.

La jueza fue contundente: “Usted puede encontrar dañino lo que está oyendo aquí, pero nada es tan malo como lo que sus víctimas han tenido que soportar. Usted pasó miles de horas ejerciendo su conducta sexual criminal con esas menores. Pasar cuatro o cinco días escuchándolas no es casi nada teniendo en cuenta las horas de placer que ha tenido a costa de ellas“.

“No soy su terapista”, sentenció la jueza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *