Las noticias de Nigeria están empeorando progresivamente a medida que se informa que más de 300 personas murieron en al menos siete aldeas predominantemente cristianas en Nigeria entre febrero y marzo de este año, según múltiples fuentes que monitorean la persecución de los cristianos.

El Fondo Bernabé informa que los terroristas de Boko Haram capturaron recientemente a 76 creyentes de musulmanes que se habían convertido a Cristo.

Pero, al parecer, una historia de tragedia se convirtió en un rescate sobrenatural para 72 de esos cristianos nigerianos que se enfrentaban a un pelotón de fusilamiento de Boko Haram.

A cuatro líderes de los cristianos se les dijo que renunciaran a su fe en Jesús y volvieran al Islam. Cuando los hombres se negaron, fueron ejecutados frente a sus familias.

Luego a las esposas de los cuatro hombres se les dijo que renunciaran a su fe o que sus hijos serían ejecutados. Fue entonces cuando sucedió algo extraordinario.

Los niños en el grupo dijeron que el Señor Jesús se les apareció esa noche y les dijo: “Todo estaría bien”, según fuentes del Fondo Bernabé . Se les dijo que no temieran, que Él los protegería y que no deberían renunciar a Él, sino mantenerse fuertes sabiendo que “Él es el camino, la verdad y la vida”.

A la mañana siguiente, los terroristas alinearon a los niños contra una pared y les dijeron a las cuatro madres que podían salvar a sus hijos si solo renunciaran a Jesucristo y regresaran al Islam. Las madres se negaron.

Mientras los soldados se preparaban para disparar, algo sucedió. Dejaron caer sus rifles y comenzaron a agarrar sus cabezas, gritando y gritando “¡Serpientes! ¡Serpientes!” Algunos de los soldados salieron corriendo, y otros cayeron muertos donde estaban, según el Fondo de Bernabé .